Cómo gestionar una herencia de manera correcta


Frente al fallecimiento de un familiar los trámites que vamos a efectuar son numerosos. Sin embargo, entre todos hay uno que siempre y en toda circunstancia levanta más de un problema: el reparto de la herencia.

Antes de comenzar con la herencia necesitamos una serie de documentos a la hora de iniciar los trámites:

  • Debemos obtener el Certificado de Defunción. Este documento oficial acredita el fallecimiento de una persona. Lo emite el Registro Civil.
  • Hay que obtener el Certificado de Actos de última Voluntad.  Este documento permite saber si el fallecido otorgó testamento y ante que Notario lo otorgó. Este certificado lo emite el Registro General de Actos de Última Voluntad.
  • Obtener el Certificado de Contratos de seguro de cobertura de fallecimiento. Este documento nos permite saber si el fallecido tenía contratado algún tipo de seguro de vida. El certificado lo expide el Registro de Contrato de Seguro de cobertura de fallecimiento.

Importante, lo primero es saber si el fallecido tenía o no testamento

Una vez trascurridos 15 días hábiles desde la muerte podemos solicitar el Certificado de Últimas Voluntades. En ese documento se señala si se dio testamento y además de esto caso de que se hiciese ante qué Notario se hizo para pedir copia autorizada.

Quienes pueden heredar, cuestión fundamental

 

Una cuestión fundamental es saber qué personas son las que pueden heredar. En caso de dudas, lo mejor es acudir a un abogado de herencias en Barcelona y que nos saque de dudas.

Herederos y legatarios

Heredero: El heredero es una persona o personas que suceden al fallecido tras su muerte en sus derechos y obligaciones (también en las obligaciones de pago) considerándose sucesor a título universal. Puede ser designado por testamento o ser señalado por la Ley en ausencia de testamento.

Legatario: es el sucesor a título particular, el que solamente puede ser designado por el testador para recibir uno o bien múltiples bienes específicos de la herencia.

Sucesión testada: El testamento

Si el Certificado de Últimas Voluntades establece que hay testamento, se deberá solicitar una copia autorizada en la Notaria correspondiente.

Pese a que en el testamento no se incluyan todos los bienes o no se nombre heredero o que los herederos renuncien a la herencia, será de manera perfecta válido (fuente: Garanley abogados).

Sucesión sin testamento o intestada:  declaración de herederos

Si en el Certificado de últimas Voluntades no constase testamento alguno, se deben iniciar los trámites de la sucesión intestada.

Si se trata de la sucesión intestada, será la ley la que determine quienes tendrán derecho a suceder, que serán los familiares más cercanos al difunto. Así se va a deber obtener una declaración formal de herederos ab intestato o bien declaración formal de herederos intestados.

En los territorios donde rija el Código Civil, las personas con derecho a suceder en ausencia de testamentos son, por este orden:

Hijos y descendientes.
Padres y ascendentes.
Cónyuge.
Hermanos y sobrinos.
Resto de familiares colaterales hasta el cuarto grado de consanguinidad.
Por último, el Estado.

Aceptar o rechazar la herencia

Al aceptar una herencia, estamos aceptando tanto los bienes como las deudas de la herencia en la parte que nos toca. Y si las deudas son mayores que los bienes, vamos a deber responder con nuestro patrimonio. Este es un punto a tener muy en cuenta.

Tampoco debemos olvidar la voracidad recaudatoria del estado que hace que muchas personas tengan que renunciar a la herencia por no poder hacer frente a los impuestos derivados de la herencia.

Si sospechamos que ese puede ser nuestro caso, tenemos 2 opciones para eludir que aceptarla afecte a nuestro patrimonio:

Abandonar a la herencia. Para esto vamos a deber acudir al notario y efectuar una renuncia pura y simple de la herencia. No vamos a recibir ni recursos ni deudas.
Aceptarla a beneficio de inventario. Esto implica que solo se pagarán las deudas hasta donde alcance el patrimonio del fallecido. Solo vamos a recibir activos de la herencia si sobra una vez pagadas las deudas y en caso de que sean mayores que los recursos no responderemos con nuestro patrimonio.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *