Franquicias de tapas y pinchos, un negocio creciente


Las tapas o pinchos son una corporación en España. En casi todas las zonas del país se puede gozar de esta “cocina en miniatura” como llaman ahora .

En unos sitios se les llama pinchos, acostumbran a ser más elaborados y con mayores variedades y se consumen a discreción del cliente del servicio, o sea, es el usuario el que escoge el pincho que quier comer.

Por su lado, las tapas acostumbran a ser los acompañamientos gratis que se sirven con las consumiciones en otras unas partes de España. Generalmente son menos elaborados y están incluidos en el costo de la consumición.

Bares de tapas y pinchos, la alta rotación en la restauración

La restauración es un ámbito económico fundamental en España. Acá no existe la tradición de comer en la calle, como en otros paises, curiosamente con peor tiempo que el nuestro, como el Reino Unido,  sin embargo sí hay una gran tradición de comer fuera de casa. Por todo esto, la posibilidad de crear un negocio relacionado con esto está muy presente.

Los bares de tapas y pinchos se dirigen a un nicho muy específico. Sin duda alguna, una de las ventajas más importantes de este tipo de negocios es la alta rotación de las mesas. Los clientes del servicio llegan, consumen y en escaso tiempo se marchan a otro local. Si se logra atraer al público suficiente para que la barra o bien las mesas estén siempre y en todo momento llenas los ingresos del local pueden ser superiores a los de un restaurant de “los de comer sentado”.

En el mercado hay esencialmente 2 formas de competir, a través de el costo o bien a través de la distinción. Las dos opciones de competir son totalmente legítimas. Lo único que debemos tener en cuenta es que si elegimos competir en costes deberemos renunciar a gastos superfluos.

Por otra parte, si la estrategia de la empresa se basa en la diferenciación no hay que olvidarse de vigilar el escandallo de gastos. Una cosa no quita la otra.

La hostelería rentable

Al final, con todos estos condicionantes, de las mejores opciones posibles es abrir una franquicia de tapas y pinchos bajo el paraguas de una enorme marca de restaurants.

Por una parte, abres un negocio en un mercado para el que siempre y en toda circunstancia hay demanda. Todos y cada uno de los días se come, y un sinnúmero de gente come fuera de casa, así sea de una forma ociosa o bien por trabajo.

Y por otra parte, se cuenta con la experiencia empresarial de un enorme conjunto. Los costos de compras y logísticos son menores que si se abriese el negocio por su cuenta. A esto asimismo hay que sumar la imagen de marca, la publicidad, etcétera Contar con el respaldo de un enorme conjunto siempre y en todo momento es bien interesante. No en balde, los negocios franquiciados tienen un porcentaje de supervivencia mayor que el resto, es decir, los emprendedores que abren sus propios negocios fracasan más que aquellos que abren una franquicia.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *